Llueve y yo escucho un tango

El tango se hizo para hacer el amor. Así, categóricamente. Escuchar a Piazzolla a oscuras, en una cama, es el mejor juego preliminar. Humedece sólo pensar en la cadencia de las notas. Las quejas del acordeón argentino, cuando son arrancadas por una mano firme, se asemejan, sutilmente, a los gemidos de una mujer en celo.... Leer más →

Anuncios

En mi muerte

Esto es por si mañana no estoy… por si mañana me voy… El día en que me muera (parafraseando a Gardel) no quiero llantos, no quiero ambientación tétrica ni mucho menos un cura en la funeraria. Quiero que me pongan un tango, preferiblemente el Tango de Roxanne. Cuando me muera quiero dejar sonrisas, al fin... Leer más →

El tango y yo

… Lo confieso, soy culpable!!! … Soy una perdida enamorada del tango, me hechiza escuchar esa música, me excita bailarlo… Creo que el tango es uno de los bailes más sensuales que existen. Bailarlo implica pasión, fuerza, energía. Subir una pierna, bajarla, hacer ochos, sacadas… me quedo sin palabras. Comencé a bailarlo gracias a un... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑