Porque hay textos necesarios

¡Qué niña más bonita! Eres una princesa. Dale un beso a la amiga de mamá, me da igual que no quieras. No te preocupes si los niños te tiran al suelo, es que les gustas. ¡Qué graciosos los niños, levantándoles las faldas! Son cosas de niños. No seas tan bruta jugando, pareces un niño. Las niñas mayores no lloran. Tienes que ser buena. Las señoritas no gritan. Calla. Mira qué guapa, con tu pelito arreglado. Si te ven jugar con los chicos te llamarán marimacho. Qué bonita eres. Las niñas son muy complejas. No te preocupes si te tratan mal, es que te tienen envidia. Las niñas sois más listas, ellos siempre juegan, mientras que vosotras estudiáis. Deja de quejarte....

#OperaciónRescateDelEspañol

Ayer, en una de esas conversaciones medio morbosas que mi grupo de amigos se empeña en sostener, terminamos hablando de las cosas del otro sexo -o del mismo, si ese es su interés- que nos bajan la libido. Se habló, por supuesto, de los malos olores, pasando desde los básicos como boca y axilas, hasta... Leer más →

Teleporn

Y él, que no sabe que lo escucho, levanta el teléfono y le suelta: Ayer me calenté mucho pensando en ti. Ella (supongo) le debió contestar algo subidito, porque acto seguido, como si de un juego de roles se tratara, colgó el teléfono, registró el bolsillo y sacó un condón. La imaginación me carcome.

Lección de vida

Hace poco, en Facebook, una amiga que anda leyendo uno de los textos de Almudena Grandes, posteó -no al azar sino a propósito- uno de los fragmentos del libro. Quedé con la boca abierta. Ufff... si tan sólo lo hubiera leído antes... ¿De cuántos miedos me habría disuelto, de cuántas culpas podría exonerar(los)me? Es cierto... Leer más →

Una sonrisa menos

Según  Clarín, hoy murió Daniel Rabinovich, uno de los miembros de Les Luthiers. Con 71 años dejó los teatros y subió (o bajó) con aquellos a los que durante tanto tiempo hizo llorar de la risa. ¿Quién sabe? Quizás sea cierto eso de que los buenos (se) van primero. De lo que sí estoy segura es de que se... Leer más →

Hipocresía On

Ella, que me sabe enferma (sabiendo además yo que no me soporta), me pregunta con voz de niña que vende galletas: Ay, Mariancilla -nótese el diminutivo despectivo- ¿cómo te sientes? Afortunadamente, y por ello le doy las gracias al cielo y a todos los santos habidos y por haber, acudí a los restos de paciencia... Leer más →

¿Quién?

Sabines, imagino, amaba a su mujer. O a sus mujeres, si alguna vez se dio el caso. No cualquier musa puede inspirar poemas con tanta fuerza. El mexicano tenía que amar (las). Me tienes en tus manos y me lees lo mismo que un libro. ¡Qué frase! Ser legible es una de las mayores vulnerabilidades... Leer más →

Y todavía mi madre quiere apurarme

Silogismo de Bias La mujer con quien te cases será hermosa o fea; si es hermosa, prepárate a compartirla con otro; si es fea, te casarás con una furia. No es mejor lo uno que lo otro: luego no te cases. Ahora bien; dícese que esta respuesta puede retorcerse de este modo. Si aquella con... Leer más →

Un papá ingenioso

Yo tengo una vecina en miniatura (tiene como 5 añitos) que cuando se le cae un diente hace una fiesta. Hace par de días, cuando llegó de la escuela, corrió directo a enseñarme su dientecito flojo: -¡Mira cómo lo muevo con la lengua, mira! ¡Y ya está a punto de caerse! El mes pasado, cuando... Leer más →

Discriminación

Mientras bailamos, él me hace girar como un trompo. Mi cuerpo parece gelatina cuando sus manos negras me acomodan a cada paso... y me siento como en los musicales antiguos. La verdad es que se mueve bien el gigante, de sus piernas parece brotar la música. Mi ritmo se acomoda al suyo sin ningún esfuerzo... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑