#OperaciónRescateDelEspañol (II)

Bibliomancia. Forma de adivinación que consiste en abrir un libro por una página al azar e interpretar lo que allí se dice. De niña, siempre quise ser como Amanda... Y ahora llegó mi oportunidad (no me va importar que me llamen bruja). Juro que no les cobraré ni un céntimo a los primeros 10 clientes.... Leer más →

Cuento de amor brujo para niños que leen a Harry Potter

Él tenía tatuado justo encima del corazón, el símbolo celta que representa el principio y el fin.  Es un trisquel, repetía orgulloso, un amuleto contra ladrones y brujas. Ella, en cambio, usaba una escoba como medio de transporte. La oscuridad la asustaba y sólo salía de noche cuando la luna era llena. Coincidían (cosa rara)... Leer más →

#OperaciónRescateDelEspañol (I)

Hoy descubrí una palabra nueva. Y yo, que usualmente no tengo ansias de conquistadora, me sentí una Velázquez en toda la extensión del apellido. En aras de la sinceridad confieso que fue más un descubrimiento al estilo penicilina, no obstante, siento que con él le doy vida a un acto que, hasta ahora, andaba huérfano... Leer más →

Cuestión de métricas

Un hombre que ha abierto más libros que piernas puede, fácilmente, lograr abrirme las mías. Un poema al azar (o sutilmente escogido), las citas del Principito, alguna que otra página de Rayuela o, en última instancia, un libro de poetas griegos son –he de admitirlo- mis armas de destrucción masiva. Un buen texto es el... Leer más →

A las buenas o a las malas

El tiempo, que siempre juega a las escondidas, se esconde tan bien que a veces no puedo encontrarlo. Mientras dura el juego pasan las horas y yo, que no soy de las que se da por vencida, lo busco debajo de la cama, en un rincón de la cocina, en las gavetas del cuarto, en... Leer más →

Pillerías

María llega para alborotarlo todo, con su pelo rojo cual bandera brinca el muro que da a la calle y, sonriendo como gata a la que le acaban de hacer cosquillas, saca de su mano un papel arrugado: -Estás desaparecida y no me gusta si no es debajo de las sábanas. El mensaje, críptico, le... Leer más →

Anti-Navidad

A ver, cómo lo explico sin que me tilden de Grinch: ¡No me gusta la Navidad! No insistan más; eso de las lucecitas por todas partes lejos de parecerme lindo me parece un derroche de electricidad, luego se quejan cuando a mediados de año se les va la luz y tienen que dormir en la... Leer más →

Para evitar terremotos

Él vivía dentro de mí -me confiesa María- tenía una cama cómoda dentro del pecho y todos los días lo acariciaba antes de dormir. Se despertaba con el barullo que hacía el corazón al irse a trabajar y luego bajaba hasta la barriga para que sus mariposillas le cosquillearan la cara. Eran Monarcas las que... Leer más →

Teleporn

Y él, que no sabe que lo escucho, levanta el teléfono y le suelta: Ayer me calenté mucho pensando en ti. Ella (supongo) le debió contestar algo subidito, porque acto seguido, como si de un juego de roles se tratara, colgó el teléfono, registró el bolsillo y sacó un condón. La imaginación me carcome.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑