¿Tiempo libre?… Chúpiti!

No sé cómo lo hacen, pero cuando te escuchan decir esas palabras -aunque uno las susurre al viento con voz apenas audible- ellas se encargan de rebatir la afirmación. ¿Que no hay nada que hacer? ¡Ja! Y de repente, como si de un acto de magia se tratara, aparece de la nada un montón de... Leer más →

El hombre que friega

A Javier, uno de esos tipos sexys. Ver a un hombre sin camisa, de frente a un lavadero lleno, es increíblemente sexy. Y sépanlo ustedes, pienso desarrollar toda una teoría en torno a la idea. La cosa es que, a pesar de todo, seguimos viviendo en una sociedad machista. Incluso aunque es cierto que se... Leer más →

Buen deseo

Ni una nube, recuérdalo. Ni un enojo. Nada. Que tu día sea limpio -como esa alma que tienes- desde el comienzo hasta el fin. Y ojalá te diviertas mucho, que yo participaré contigo de tu alegría. Juan Rulfo, Cartas a Clara.

Consejos sanos

Soy un racimo de uvas y aguanto como puedo este oleaje creciente de mi boca aguijoneándome al sol. Hasta que estallo. No me exhumen las palabras muertas, las que se pierden su fin tuvieron. Estas que me brotan fuertes no las controlo. Sólo yo tengo la llave de la mazmorra. No embistan las murallas que... Leer más →

Don’t tell, don’t lie

Así, tan simple como eso, a veces es mejor callar. Ya lo dijo el apóstol: "En silencio ha tenido que ser, porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas..."

Sólo vuela el que se atreve

Anoche volé con Ícaro, cerca del Sol -como debe ser. Atravesar el cielo escondida en una nube no tiene mayor mérito que apuntarle con un cañón a una mariposa. La eternidad no está hecha para los cobardes. Tampoco las alas.

Receta corta para la felicidad

Bailar, como una posesa. Girar en manos anónimas agradeciéndole a la sonrisa de turno que te insinúe los pasos. Bullir. Que el sudor empape el pelo y la nuca mientras se mueven los pies al compás de sus caderas. Bailar… Ausentarse del mundo por unas horas.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑