Todavía hay quien prende velas

Ayer se cumplieron exactamente 5 años desde que se fue. Y yo, que usualmente necesito un abrazo por esas fechas, esta vez preferí el silencio. Al acostarme, pensando que sólo yo la había recordado, me sorprendió su mensaje... Hay quien, afortunadamente, no necesita notificaciones.

Por ella

Hay dos días al año en los que me embarga una infinita tristeza. Hoy es uno de ellos.

Con los hilos de la luna

Mi abuelo llegó en un barco, pero se trajo la luna dibujada en un pañuelo que un día colgó en mi cuna. La inmensa luna diamante era la mejor fortuna que acompañó al emigrante de aquella España lorquiana y dura. Cantaba con ese acento que tanto lo distinguía, risueño me revelaba la copla que así... Leer más →

Nostalgia de un ángel y un banco

En estos días todo el viento del mundo sopla en tu dirección. La Osa Mayor corrige la punta de su cola y te corona con la estrella que guía la mía. Ayer, en una de esas limpiezas generales que siempre hacemos una vez al año, apareció aquel banquito en el que solías encaramarte para llegar al... Leer más →

Se nos escapó otro grande

Se fue sin despedirse, sin nada que agradecer, pensando que lo único que necesitaba con urgencia era encontrar a alguien a quien romperle la madre a cadenazos para desquitarse de su desgracia. Cuando salió del hospital, ni siquiera se dio cuenta de que estaba cayendo del cielo una nieve sin rastros de sangre, cuyos copos... Leer más →

Fue en el 80

Una vez más aparece Jorge de Armas con las palabras justas, con esas palabras que a mí se me quedan en la garganta y que él, tan sabiamente, sabe utilizar. Aquí les dejo un pequeño homenaje al grande. A Santiago feliú, por sus canciones. Fue en el 80, nunca se olviden, fueron amigos de aquella... Leer más →

Aymerich no quería… yo tampoco

Ando bebiéndome a Ángela debería ser el título es este post, llevo par de semanas detrás de la Figuera como si acabara de descubrir un tipo de clavel raro y yo fuera una botánica confesa. La leo y la examino como si no la creyera… y entonces me levanto, googleo su nombre, la busco en... Leer más →

Con Liuba siempre se llora

  Liuba es mágica, más allá de los esquemas de la música, posee la capacidad de llenar de melodías una letra e inyectársela en vena a todos los que se dignan a escuchar su voz. Tiene, en su garganta, la mano de oro del rey Midas y todo lo que sale de sus labios parece... Leer más →

El por qué de Gabriela

Lucila de María del Perpetuo Socorro nació en Vicuña (Chile) y aunque de pequeña no intuyera que iba a convertirse en la primera latinoamericana en ganar un Nobel, su vida tuvo la misma trayectoria que sus poemas. Toda Gabriela era versos. Su padre, Juan Jerónimo Godoy Villanueva, era profesor, y aunque abandonó el hogar cuando... Leer más →

Las mensajeras del cielo

Siempre he creído que las estrellas fugaces son piedras vivas que aran los ángeles en el cielo. Cada deseo que les pedimos se convierte en piedra nueva y así es como se reproducen. Los ángeles, encargados de alimentarlas con sueños, las dejan escaparse de vez en cuando para enterarse de los secretos terrestres.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑