La paradoja

Yo tengo un amigo (de nítida fe) que, aunque no sueña tener su morada en el sol, regala textos de luz. Hace años, en uno de esos correos interminables que compartíamos, se me apareció con la historia de Doris y Rita. La había sacado -si mal no recuerdo- de un filme de Woody Allen y... Leer más →

La Frida de Ley o felicitación tardía…

Leydi, que es mi pequeña hija adoptiva (no, no importan los años), hoy cumple 28. Sin embargo -cosa común en estos tiempos- la distancia no me deja darle los miles de abrazos que le tengo prometidos. Por eso le escribo. Por eso la imagen de esta felicitación lleva una Frida y viene en forma de... Leer más →

Un brindis Pornosotras

Ella, que me conoce un poco, me tacha de viciosa. Y me dice con sorna, que la repetición no cansa. ¿A mí me acusas? -le contesto sonriendo- ¡Tú guardas mil historias! Ah -responde divertida- pero entre las dos la cuenta es otra. 

Abriendo la caja de Pandora

Recordar, del latín recordāri: volver a pasar por el corazón. A veces se me olvida (yo y mi mala memoria) que el pasado puede ser también fuente de alegrías, que no solo las "terribles cosas" quedan atrás. En ocasiones -silly me- paso por alto los autores viejos por temor a una lágrima perdida... y me pierdo... Leer más →

Tesoro de luz

Éramos un grupo pequeño, de esos que se escapan de las multitudes. Y salimos a sumergirnos en ese río mágico que lleva por nombre Duaba. Nos bañamos en un pedazo de historia- le conté a mi madre al regresar. Recorrimos las mismas piedras que pisaron hombres titanes y nos reímos a carcajadas con la noche... Leer más →

Hipotecar, jamás

Aceptarme, así, toda yo. Aceptarme. Y saber que me equivoco pero también me levanto, y no me importa en la caída destrozarme las rodillas. Yo soy -y me doy- justamente como ves; sin trampas en las esquinas o escondidas mañas de manipulación. No te engaño cuando me confieso. A veces exagero, es cierto, pero nunca... Leer más →

Don’t hate the hater

Ayer le comentaba a una amiga que el mundo sería un lugar mucho más agradable si la gente que no se cae bien fuera lo suficientemente valiente para decirle a la cara al otro (a): "No te soporto, por favor, piérdete". Y hablo con por favor porque la educación hay que mantenerla. Hoy, como caído... Leer más →

Una para todas…

Hoy 3 amigas me han llamado a notificarme eventos, 3 personas que quiero, de esas con las que se puede contar siempre, han decidido hacerme partícipe de sus vidas. Una, de esas amigas menores que uno adopta hermana, me ofreció la alegría de una fiesta: -Vámonos a bailar -me gritó por teléfono. -Vámonos a amanecer... Leer más →

Mis regalos Dardos

Saberme leída es uno de los motivos por los que lleno de olas este pedazo mío. Por eso me alegra tanto descubrirme en voces desconocidas que llegan hasta esta orilla y se atreven a recalar en el muelle. Cierto es que estos Dardos han llegado antes en otras manos e, irrefutable es también, que no... Leer más →

Correspondencia marina

A papá, por sus 55. Hay tantas millas entre nuestros brazos, que no alcanzarían cien vuelos para encontrarnos. Por eso –me dijiste un día- alguien compasivo inventó el teléfono. El/la mar, que tantas alegrías siempre me ha dado, hoy se convierte a mis pies en foco de tristezas. Un año más sin sonrisas, un año... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑