Ahora, antes y después…

Hace unos días, y no vía correo postal -cosa que me hubiera encantado, por supuesto- él (aquel hombre que antes y luego de “Él” siguió siendo “MI amigo”) me escribió a modo de confesión un encuentro sostenido en un bar de otro (su) país. Se me desenredó la sonrisa mientras lo leía. ¿Qué hace un... Leer más →

Cruzar la línea

Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos. Aquella noche nos prometimos un encuentro. Después de la ausencia lo que toca es el reverso, así que no era nada nuevo el asunto de encontrarnos. Café y libros, como otras tantas noches, nos esperaban para comenzar la cadena de historias que siempre nos anunciamos. Me... Leer más →

Año bisiesto

Y hoy, que el tiempo me regala 24 horas, he decidido gastarme 1/3 del día contigo. ¿Por dónde andas?

Consejos para no estar triste

Caminar, siguiendo la línea. Andar 1 km buscando la respuesta. No encontrarla. Perder la esperanza y abandonarse a la orilla. O en el medio del camino, esperando que pase el tren. Dormir media vida sin que aparezca. Levantarse. Quitarse el polvo de las vías y sacarse una foto. Romperla en pedacitos. Aprender a decir NO,... Leer más →

On time

A Disamis, por su pesadilla. Hace poco pasaron por la televisión una película (creo que alemana) la cual comenzaba con la siguiente línea: Los niños son una pesadilla. Lo sé. Yo solía ser una. Recuerdo que andaba como con 3 amigas y a las 3 las miré y detrás de la sonrisa les dije: lo... Leer más →

Lo mato…

Él me llama “escueta” y no sabe que, mientras lo leo, en mi cabeza se asoma Barney anunciando: challenge accepted. Y es que, si bien me han llamado y adjetivizado de mil maneras, “escueta” nunca había entrado en el diccionario. No entiendo nada de nada. Porque eso sí, cuando comienzo a hablar voy soltando párrafos... Leer más →

Oli

No puedo evitarlo, cada 23 de diciembre busco insistente un clavel blanco en todas las florerías (casi nunca aparece) y termino en aquella ciudad gris, negra y blanca regalando los pétalos mientras le cuento una historia. Hoy serían 105, hace 5 que no está y me niego a soplar las velas por miedo a que... Leer más →

La dedicatoria

Y a veces una se levanta con un poema en la cabeza en el que los versos nacen ya con nombre propio. Entonces se expulsa el aire/texto y se vuelca la memoria en un papel mientras se decide la manera de envolver las letras. Hay poemas/regalos que vienen ya con etiqueta. A esos, a los... Leer más →

Impotencia

A veces una se levanta con el llanto atorado en la garganta. Y no importan los abrazos o la luz que se cuela por la ventana, de cualquier manera las lágrimas se desbordan. A veces, simplemente, no se sabe por qué se llora y, como si de una jugarreta cruel se tratara, comienzan a llegar... Leer más →

Zoofílica

Mi futuro esposo (que ya el compromiso es de años viejos), es uno de esos caimanes buenos que, por dejar de ser carnívoro, se ha vuelto vegetariano de besos. Por eso, desde hace unos cuantos años, se limó sus muelas divinas para evitar desangrar a sus víctimas, las cuales -debo añadir- nunca pronunciaron quejas por... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑