La gente no sabe

Hay olores y sabores que te hacen recordar. Puede ser a una persona, un momento o un lugar. Uno de los míos es este: yuca con mojo. Me transporta al comedor de mi casa en Playa y puedo ver clarito a mami sirviendo la comida del 31 -con alguna prenda nueva para no perder la... Leer más →

La Ceiba

Dicen los botánicos que no la impactan los rayos debido a su índole idioeléctrica, gracias a la configuración horizontal de su capa y a la lana, mala conductora de la electricidad, que generalmente cubre el tronco y las ramas.Históricamente, esta cualidad le ha procurado un lugar especial en el imaginario religioso y popular del país... Leer más →

El pánico macho

Uno de los mitos más antiguos y más universales, cuenta que la primera noche yacían juntos la mujer y el hombre... cuando él escuchó un ruidito amenazante, un crujidero de dientes entre las piernas de ella y el susto que cortó el abrazo.Los machos mas machos del mundo (la verdad sea dicha) tiemblan todavía.En cualquier... Leer más →

El vínculo

Ana tiene el pelo liso, rubísimo, como una pintura de Boticelli. María, en cambio, se parece a los dibujos inconclusos de Klimt, con el cuerpo y los orgasmos al aire libre. Las dos hermanas recuerdan los cuentos de la Edad media en los que la niña buena se llevaba al príncipe y la otra, la... Leer más →

Gente que no se rinde

Yo tengo un amigo (de nítida fe) que vive enamorado del amor. Cada vez que empieza una relación "ella es..." y vive, como Ted, enamorándose cada 5 minutos. Mi amigo, que conste, es un tipo espectacular. De esos que leen poesía y hacen grandes gestos románticos... lindo también (bonus). Sin embargo, a mi lo que... Leer más →

Sagrada familia

Padre castigador, madre abnegada, hija sumisa, esposa muda. Como Dios manda, la tradición enseña y la ley obliga: el hijo golpeado por el padre que fue golpeado por el abuelo que golpeó a la abuela nacida para obedecer, porque ayer es el destino de hoy y todo lo que fue seguirá siendo. Pero en alguna pared, de algún lugar, alguien garabatea:

Erika

Mi fetiche con las maquinas de escribir duró hasta que conocí a Erika. Con ella cerré el ciclo. Nos amamos. Un amor que no cree en barreras de lenguaje ni en escasez de papel A4. Yo la toco y ella me dibuja en papiros símbolos extraños.Búlgaro antiguo, decretó un mecánico.Magia con palabras raras.

Interrogante

-¿Qué pasa si no puedes escribir más cuentos? -me soltó de la nada. -¿Qué pasa si dejas de estar triste toda la vida? -Aparecerían personas como tú, le respondí al instante. Gente tan inocente, tan buena, que me sacarían las lágrimas como ahora.

Resumen de un año viejo

El 2019 ha sido (para mí) un año de despedidas y comienzos. En enero se fue mi abuelo, el mismo día del cumpleaños de mi hermano, como dejando claro que los ciclos están presentes lo quieras tú o no. Y sí, voy a ponerme cursi y melancólica, luego no digas que no te lo advierto.... Leer más →

Ejercicio interpretativo

Sucede que un día te despiertas en una cama que no es la tuya, en una casa extraña, sin ventanas, sin vista al mar… y por un segundo, una milésima de segundo, te sientes tan desorientada, que asumes que estás dormida y eso que te asusta todavía es un sueño, una de esas pesadillas que... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑