Dejar ir

Dejar ir es en la práctica más que dos palabras. Dejar ir es abrir los brazos y cerrar los ojos. No importa cuán feliz se haya sido en la vida, en algún momento todos hemos tenido que ignorar esa sensación egoísta que nos entra con los sentimientos y aprender –casi siempre por las malas- que... Leer más →

Música de fondo

Hace poco, en uno de esos conciertos a los que uno va por casualidad, porque un amigo te llama a última hora para avisarte que no tiene con quien ir, tuve una epifanía: Más que melodía, la música es a la memoria como una máquina del tiempo a la vida. Y es que a veces... Leer más →

Sensación de náufrago

Según la Real Academia de La Lengua Española, el suicidio es la acción o conducta que perjudica o puede perjudicar muy gravemente a quien la realiza. Para mí, quedarse mirando al mar, es una especie de harakiri emocional. Esa franja azul que nos rodea tiene la capacidad inalienable de apretujarme el alma. Y van y... Leer más →

Ahora, antes y después…

Hace unos días, y no vía correo postal -cosa que me hubiera encantado, por supuesto- él (aquel hombre que antes y luego de “Él” siguió siendo “MI amigo”) me escribió a modo de confesión un encuentro sostenido en un bar de otro (su) país. Se me desenredó la sonrisa mientras lo leía. ¿Qué hace un... Leer más →

Año bisiesto

Y hoy, que el tiempo me regala 24 horas, he decidido gastarme 1/3 del día contigo. ¿Por dónde andas?

Consejos para no estar triste

Caminar, siguiendo la línea. Andar 1 km buscando la respuesta. No encontrarla. Perder la esperanza y abandonarse a la orilla. O en el medio del camino, esperando que pase el tren. Dormir media vida sin que aparezca. Levantarse. Quitarse el polvo de las vías y sacarse una foto. Romperla en pedacitos. Aprender a decir NO,... Leer más →

On time

A Disamis, por su pesadilla. Hace poco pasaron por la televisión una película (creo que alemana) la cual comenzaba con la siguiente línea: Los niños son una pesadilla. Lo sé. Yo solía ser una. Recuerdo que andaba como con 3 amigas y a las 3 las miré y detrás de la sonrisa les dije: lo... Leer más →

Lo mato…

Él me llama “escueta” y no sabe que, mientras lo leo, en mi cabeza se asoma Barney anunciando: challenge accepted. Y es que, si bien me han llamado y adjetivizado de mil maneras, “escueta” nunca había entrado en el diccionario. No entiendo nada de nada. Porque eso sí, cuando comienzo a hablar voy soltando párrafos... Leer más →

Oli

No puedo evitarlo, cada 23 de diciembre busco insistente un clavel blanco en todas las florerías (casi nunca aparece) y termino en aquella ciudad gris, negra y blanca regalando los pétalos mientras le cuento una historia. Hoy serían 105, hace 5 que no está y me niego a soplar las velas por miedo a que... Leer más →

La dedicatoria

Y a veces una se levanta con un poema en la cabeza en el que los versos nacen ya con nombre propio. Entonces se expulsa el aire/texto y se vuelca la memoria en un papel mientras se decide la manera de envolver las letras. Hay poemas/regalos que vienen ya con etiqueta. A esos, a los... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑