Santiago Berti

Ya no importa, te lo aseguro. No tienes porque darme explicaciones. Hace mucho supe que te habías marchado. Ya te había perdido desde hace tiempo. No lo quería aceptar. Pero hoy te lo digo con toda certeza - ya no importa-.
Dejé de esperar escuchar tu voz por las noches.
Poco a poco perdí las ganas de contarte mis planes.
Acepté que nunca tendríamos vacaciones juntos.
Comencé a dejar de hablar de ti en los desayunos.
Olvidé la nostalgia de los lugares a los que solíamos ir juntos.
Imaginarte con alguien más ya no era problema.
Llamarte y que me dijeras que estabas muy ocupada, ya no dolía tanto.
Estar solo volvía a sentirse bien.
Ya no escribo tu nombre al inicio de cada libro.
Ya no espero que suene el teléfono y diga tu nombre.
Olvidé cuál fue nuestro último beso.
Escribirte y llamarte para explicarte que lo único que necesitaba era tu atención, ya no es mi plan de todos los días. 
Comencé a creer lo que un día me dijo mi abuela: "nadie se casa con el amor de su vida".
Ya no escucho boleros.
No te retengo más... 

A Santiago lo descubrí en Facebook (para que luego no anden hablando mal de las redes sociales) en un momento en el que este poema se me hacía familiar. Hubo que esconderlo dentro, para no quemarlo, y dejarlo salir al aire libre cuando ya no podía hacer daño. Hoy, que ya no (me) duele, se los regalo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: