El pánico macho

Uno de los mitos más antiguos y más universales, cuenta que la primera noche yacían juntos la mujer y el hombre... cuando él escuchó un ruidito amenazante, un crujidero de dientes entre las piernas de ella y el susto que cortó el abrazo.Los machos mas machos del mundo (la verdad sea dicha) tiemblan todavía.En cualquier... Leer más →

El vínculo

Ana tiene el pelo liso, rubísimo, como una pintura de Boticelli. María, en cambio, se parece a los dibujos inconclusos de Klimt, con el cuerpo y los orgasmos al aire libre. Las dos hermanas recuerdan los cuentos de la Edad media en los que la niña buena se llevaba al príncipe y la otra, la... Leer más →

Súplica

Cárgame, te dije anoche. Llévame contigo. Hazme un nudo en la corbata azul de las reuniones y prende mi cabecita loca con el alfiler. Cóseme al bajo de tu pantalón de lana. Pégame al borde de tu maletín de piel. Llámame pajarita, y puta. Miénteme. Dime que esta noche te quedarás.

Leo lo que escribí de ti y de mí

Leo lo que escribí de ti y de mí en esos días de tanta lluvia, con Bach y los naranjos de contertulios ante el fuego y los catarros, las pupas, las mutuas manías, advirtiéndonos de aquella bomba colgada del tiesto de las glicinas que oscilaba sobre nuestras cabezas sin llegar a caer, contenida por el... Leer más →

La música salva

Lo sé, frase más cliché hay pocas. Pero salva. Él me despierta todos los días con una canción diferente y mientras la escucho, sonrío como si volviese a tener 20 años y estuviera allá, en casa, con mi madre peleándome por el volumen puesto. La música salva... o mejor dicho, me salva. Alivia los días... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑