Te das cuenta de que eres feliz cuando te dan ganas de escribir, así, una mañana cualquiera, un lunes. La página en blanco, para variar, no te asusta. Sabes qué quieres decir y no importa el cómo.

Aquí, por ejemplo… solo le dejo un “te quiero”.

Anuncios