Él nunca supo

Íbamos de las manos, agarrados. Como aquellos niños de primaria a los que se les obliga a caminar de a dos. La suya sudaba, con la humedad dulce de quien corre para ver el sol. La mía tembló…

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑