Cuando te cierran la boca

Se puede ir por el mundo hablando basura de los poetas hasta que se encuentran poemas como este. Luego es necesario callar. Y agraceder. Y compartir. Me importaban un carajo las mareas, el aire que respiras y ese montón de hormigas que pisas al mirarme. (A mí lo que me importan son tus piernas, el... Leer más →

Lección de vida

Aprendí a perdonar el día en que le disparé a la cara la ráfaga de rencores que vivían en mi garganta y, en vez de palabras, le brotaron lágrimas.

La verdadera historia del diluvio

Ann tenía tantas ganas de querer, que se vistió de blanco y corrió a la iglesia. Esperaba engancharse con alguno de esos hombres tristes que las mujeres abandonan a punto de dar el sí, pero sólo encontró al cura. No había un abandonado ese día. Nadie ajeno a la alegría. Desolada, volvió a su suerte... Leer más →

Recursividad

Él me llama, no por el nombre sino por el cariño. Y me agarra la cara con las dos manos y me susurra “te quiero”. No se da cuenta de que tengo miedo...

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑