Error de Magia

Siempre he sido de las que piensa que en las librerías viejas -esos nidos de libros que se encuentran en un callejón perdido a las 3 de la tarde-  se encuentran tesoros y uno debe, por moralidad, hacerles una visita al menos una vez al año. Gracias a ello he descubierto, casi enterrados, alguno que otro libro de Herminio Almendros,  selecciones buenísimas de poetas latinoamericanos e incluso alcancé a rescatar del comején una edición casi moderna de Las honradas y Las impuras.

Ocurre que cuando me interesa un texto, lo abro al azar para sorprenderme. Casi siempre la casualidad me ayuda y termino complacida arrancando el libro del vendedor. Este domingo, perdida en una callejuela de La Habana Vieja, me encontré a Carilda en una de esas estanterías viejas. Error de Magia se llamaba el libro. Me demoró una lágrima pagar los poemas.

Se me ha perdido un hombre

Se me ha perdido un hombre.

Y lo busco por cifras y guitarras,
por hierbas y entrepisos,
en el cielo,
en la tierra,
dentro de mí.

Se me ha perdido un hombre.

Y me quedo temblando
como quien no come sino polvo,
como quien ya extravió la sombra.

Pero no,
que no,
que no me ayudan a buscarlo.
,¿A quién le importa si su mirada ha derrotado el
tiempo?
¡A quién le importa aquella piel
con ganas
de la luz?
¿A quién le importan unos labios transparentes
que no tuvieron hambre,
unas piernas que sólo corrían al amor?

Se me ha perdido un hombre.

Y todos ríen,
se entretienen,
sudan,
mastican
se desenvainan por las noches;
despreciativos,
inefables,
maromeros,
unánimes,
como si sólo se hubiese caído un alfiler
o la hoja más seca
del árbol del bien y del mal,
como si la muerte no hubiera entrado
a destiempo
en nuestra casa.
Y yo pensando que era demasiado joven,
que reunía láminas y piedras,
pedacitos de mundo,
hierros,
cosas del mar.
Yo pensando en su grandeza
de criatura,
en cómo miraba a Venus al atardecer,
en cómo cayó en la trampa.

Yo pensando
en dónde está la mitad del cuerpo mío,
en quién va a cantar ahora para quitarme el miedo,
en las veces que no nos besamos
y en las que nos besamos,
en sus ojos coléricos frente a la injusticia,
en ese silencio con que me responde,
en la herida que nunca le cosí,
en sus manos.

Se me ha perdido un hombre.

¡Ayúdenme a buscarlo!
Pronto…
Siento frío.

Aquí no hay lámparas ni claves,
no tengo redes
ni computadoras.
no tengo flechas ni radares.

¿Dónde estás?
¿Intenta ser mi sombra el desvalido?
¿Se me ha vuelto invisible entre gusanos?

13 comentarios sobre “Error de Magia

Agrega el tuyo

  1. Error de Magia es un libro hermoso. Cierta vez se lo regalé a una ex porque uno regala cosas que le gusta que le regalen. Yo lo hice con el animo de que ella (me) dijera-leyera-reescribiera esos versos. Con el tiempo terminamos. Error de Magia ha de ser como un “medio básico” y cada varón ha de llevarlo consigo para que su hembra le recite cada estrofa. ¿Me leerías algún poema bajo la luna llena, ohh, Marian Carilda? (El cuaderno que está dedicado a Sor Juana y que aparece en esta antología es una recomendación)

    1. Ese poema del que hablas también lo tengo en un minilibro aparte. De Error de Magia te recitaría Discurso de Eva, aunque bueno… ese es el poma que le recito a todo el mundo 😛

  2. si tú supieras!… así me hice yo de todas las novelas de alejo carpentier cuando me lancé a cazarlas una a una… compré una edición de “la consagración de la primavera” ilustrada por zaida del río en 3 pesos… me acuerdo que tuve dudas si eran 30 o 3… estaré leyendo mal el precio?… se habrá equivocado el vendedor?… pues no… después compré una edición bellísima de “concierto barroco” en solo 8 pesos… es cuadradra, o sea el libro no es rectangular sino cuadrado, una edición muy extraña… en libros usados a cada rato salen perlas, sobre todo porque hay vendedores que ni idea tienen de lo que están vendiendo…

  3. el otro día me pasó como a tí, pero esta vez con un libro de buesa, lo ví, ahí, nuevecito y no lo podia creer, 4 cuc me dijo el loco del vendedor y se lo quité de las manos… facil le hubiera pagado 20, si supiera…

    Carilda me encanta, ojalá tuviera la suerte de encontrarme uno de ella, uno de los suyos que mas me gusta, Muchacho loco: cuando me miras…

    no se si esta en ese libro que dices

      1. carilda tiene que haber sido una locota cuando era jovencita… todavia no me he encontrado ningun poeta cubano que escriba de esa manera.

Responder a Mar Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: