Soltera en La Habana

soltera_habana

Estar soltera y sin hijos rayando los 30 es, en algunos círculos sociales, un estigma. Y lo sé porque desgraciadamente (o afortunadamente) entro en ese grupo. Para muchas madres y/o mujeres de cierta edad -me refiero expresamente a la generación antecedente a la mía- yo soy lo que se dice “un bicho raro”, sobre todo cuando les anuncio sin tapujos que no, no me interesan los niños todavía y estar soltera es simplemente una decisión.

Y es que, en realidad, estar soltera no implica necesariamente estar sola. Tengo un trabajo que me hace feliz y mis amigos llenan esa parte social que todos necesitamos. Incluso afirmo, aunque vuelva a caer en el cliché, que a veces es mejor estar sola que mal acompañada.

¿Que no tengo pareja por el momento? ¿A quién le importa? A mí precisamente no, a veces es necesario tomarse un tiempo para uno mismo con el fin de saber exactamente qué es lo que se quiere, o adónde se quiere llegar. Una pareja no es algo a tomar a la ligera. Sobre todo en estos tiempos. Una buena amiga, de esas con 30 y sin hijos todavía, ondea como bandera que lo importante en una relación es hacer equipo;  yo la apoyo en un 105%. Ella, por ejemplo, encontró al perfecto compañero. Y es feliz. Yo también lo soy por ella. Sin embargo, aunque sé perfectamente que tener a alguien al lado con quien se pueda contar es una de esas cosas placenteras en la vida, no estoy apurada… lo que tenga que venir, vendrá. Y si no viene, pues no pasa nada, mi felicidad no depende de otros, yo soy una naranja completa.

Respecto a los hijos, bueno, ese tema es aún más delicado. Todo aquel  que ya tiene uno (la mayoría por estas edades) siempre hace la misma pregunta: “¿Y tú para cuándo te embullas?” Como si tener un niño fuera tan fácil como mandarlo a buscar con la cigüeña.

Hay personas que nacieron para ser padres, hay otras que no. Tener hijos no es lo único que se puede hacer en la vida. Yo, particularmente, quisiera uno, tal vez dos, pero no tengo prisa. Todavía no me derrito cuando veo un bebé por la calle. Todavía lo primero que me viene a la mente cuando me hablan de niños es la cantidad de pañales que hay que comprar. Además… primero tendría que encontrar un padre, ¿no?

Quizás, como me recuerda mi familia -a diario- me he vuelto un poco cínica y/o exigente con los años. Quizás no. A lo mejor solo es una de esas etapas existenciales por la que pasan las mujeres “raras” como yo. Porque si de algo estoy segura es de que no estoy sola. Las que rondamos los treinta solteras y sin hijos somos un grupo de “fenómenos” que pisan las calles de Cuba, cada vez más fuerte, cada vez más seguras.

Eso de la pareja perfecta es una fantasía de Hollywood para que sigamos enganchados a sus películas. En la vida real, para conocer al príncipe, primero hay que besar muchos sapos.

(Publicado originalmente en El Toque)

30 comentarios sobre “Soltera en La Habana

Agrega el tuyo

  1. Pues no le veo mucho de raro, la verdad. Y en lugar de feminismo, podrías haber etiquetado esta entrada como “sentido-común”. A mí me pasa más o menos lo mismo, tal vez deberíamos salir un día de estos 😀

    1. Podría ser… pero es que al final hablo de mujeres (féminas, podría advertirse), por eso la etiqueta. En cuanto a la salida, mi mamá siempre me dijo que me cuidara de los perverts de internet 😛

      1. Jaja, claro… no sabía que le hicieras tanto caso a tu mamá. Es como decía el difunto Michael Jackson: “♪ Mamma always told me, be careful of who you love ♫”

  2. Tengo 33. Viví, en pareja, durante un tiempo en Cuba y me sorprendía mucho que a pesar de que todos sabían que mi situación migratoria era incierta, insistían mucho con el “y tu para cuando? ” que mencionas…Y no sólo de personas mayores, gente más joven que yo también lo preguntaba. La verdad es que nunca terminé de discernir si es que en ese país es considerado simplemente como algo natural eso de tener hijos o si simplemente es algo que se toma a la ligera. (Lo digo porque la gente aún me preguntaba para cuando sin saber si yo podría quedarme allá o no.)

  3. Los bichos raros siempre son mas interesantes… eso lo aprendí hace ya casi 8 meses, cuando comenzé a ser uno de ellos.

    La verdad me siento como tu, realmente me ha gustado volverme un bicho raro…mas que nada porque hay momentos en la vida que como dices “es mejor tomarse un tiempo para uno mismo”… Y no se cual es el susto de la gente con los 30, la verdad los cumplé hace 5 días y me siento mejor que nunca…

    lo único (y quizas te pase lo mismo) me da lastima con algunos familiares (mi madre por ejemplo), porque mi decisión con respecto a los hijos (que lleguen tarde) pues les afecta, hasta el punto que igual no puedan conocerlos…
    Pero bueno… la vida es así.. a mi me tuvieron a los 35….

  4. Hola desde España, tu madrina nos está “torturando” con tus escritos. ¿Los puedes encuadernar y se los mandas a modo de libro?
    Se podría titular: Diario de una náufraga: como sobrevivir en un mar de ideas. ( si vende el libro acuérdate quién propuso el nombre, ya tu sabes) 😀
    Saludos de un compañero de tu madrina 😉

    1. Jajajajaja, pobre de ustedes entonces, porque a mi madrina cdo se le mete algo en la cabeza… ufff… no hay quien se lo saque. Si me hago famosa en España voy a tener que donarle los derechos de autor. 🙂

      PS: Espero que la tortura no sea demasiado grave.

  5. Me gusta esto y mucho. Sobre todo esta frase: “mi felicidad no depende de otros, yo soy una naranja completa.”

    Y no aplica sólo para las mujeres, sino para todas las personas, la felicidad radica en cada quien, a veces se decide compartir esa felicidad con ora persona.

    La verdad a mi me gustan mucho más esas mujeres raras como tu, esas que prefieren conocer mucho, aprender mucho, caminar mucho, que prefieren tener mil historias en su alma antes que un hijo, antes que tener un hijo, es mejor encontrar alguien con quien hacer buen equipo, como dices, el amor es eso, tener un equipo que sea sólido y comprometido, lo demás irá fluyendo naturalmente.

    Al fin y al cabo casi que no podemos hacernos cargo de nosotros mismos, así que es un poco irresponsable embarcarse a la aventura de un hijo.

    Gracias por escribir Marian, a veces muy esporádicamente pero te sigo leyendo con gusto.

  6. Muy bueno amiga, sabes me identifiqué mucho con tu articulo, sera que acabo de cumplir 31 y estoy en tu misma situación..Gracias pensé que solo mepasaba a mi.

  7. Hola! muy bueno el tema de tu post y experiencia que comentas…sí es verdad que la sociedad a uno lo tilda de tantos temas, como que porque estás sola, y que el novio….y lo que es peor: Por qué no te has casado y los hijos??? ¿?!!! Yo opino que ya el tener un compromiso de casados es una decisión y compromiso conciente, no es nada a la ligera, pues para ello se debe tener un buen compañero que mantenga un sentido de responsabilidad, amor y sobretodo respeto, porque en estos tiempos hay muchas personas que tienen compañía y se contentan entre comillas viviendo lo mismo y no hacen ningún cambio, primero por ellos mismo y compartirlo con la pareja..en fin, es de conocer bien a la persona que formará un equipo de pareja y si todo sale de éxito ya un compromiso serio como es el matrimonio. Lo importante en la vida es que uno mismo crezca internamente y externamente, que gozes de lo que haces, que lo compartas con tus amigos y familiares, jusatamente lo que tu eres es lo que compartes con los demás, me parece un amor sincero y conforme pasa el tiempo va conociendo la perspectiva de la vida y porque no, si toca las puertas el amor y te sientes a gusto, conocer a tal persona que podria ser tu compañero de vida, bueno, ya es una decisión de dos =)

  8. Todo es una cuestión de imposiciones, la sociedad psicológicamente te impone pensamientos desde que naces, y lo “normal” es que tengas hijos, una “vida” con alguien y bla bla bla…Lo cierto es que es distinto en estos tiempos, la felicidad se basa en momentos, y esos momentos no tienen que estar rodeados de hijos y maridos a tan temprana edad, repito “tan temprana edad” (porque 30 años es casi la edad perfecta)…tampoco hay que juzgar a la sociedad, desgraciadamente es lo que t incorporan en la conciencia…muy valiente de tu parte expresarte así, muy moderno y sincero de tu parte, lograras muchas cosas con esas ideas…ah y un consejo no aceptes ninguna invitacion de alguien por estos medios,ggg

  9. Si no te importara estar sola y sin hijo no escribieras nada…por favor, y el amor perfecto si existe, solo necesitas encontrarlo… suerte

    1. Yo no digo que no exista… igual y cada quien tiene sus creencias. Lo que eso sí, no escribo para dejar de ser soltera, créeme que lo soy por propia decisión.
      Saludos.

  10. A la gente le encanta poner etiquetas y hacer críticas, y a veces los estigmas sociales nos nublan la razón, e incluso podemos hasta actuar pensando más en ellos que en nosotras…pero no, la única verdad, la más fuerte y divina, es que solo lo que hacemos por nosotros, es lo que nos satisface. ¿Quién dijo que la felicidad es tener pareja e hijos? La felicidad está en nosotros, en hacer lo que nos dé la gana, así de fácil, jajajá…y el concepto cheo ese de “media naranja” es lo más absurdo de la historia, nos pinta dependientes. Yo también soy una naranja completa. 🙂

  11. Totalmente de acuerdo. Ya pegándole a los 30 la presión social alrededor del ideal de familia (matrimonio + hijos) comienza a pesar de manera especial sobre las mujeres (los hombres también se llevan su parte, pero con ellos la sociedad es en general más permisiva). Yo creo que es cuestión de recordar siempre que las expectativas a seguir son las propias, no las ajenas.

    En mi caso siento que apenas empiezo a entender de qué va la vida y cuál es mi verdadero potencial como persona; dar vida y compartirla con alguien más es un paso desicivo para dar sólo cuando ya se tiene bien dilucidado quién es uno y qué quiere del resto de su vida; tener familia no es algo que no se debe hacer a la ligera y menos empujada por caducas formas sociales.

    Todo ser humano debería pasar al menos un año así, en soledad (viviendo solo y sin pareja, pues), dedicado a conocerse a sí mismo. El mundo estaría menos patas arriba de lo que está.

    Gracias por tu entrada, me hizo sentirme más acompañada en mis a-veces -tan-difíciles-de-asumir-en-toda-su-dimensión decisiones.

    Acá algunas reflexiones propias que de manera directa o no tanto tienen que ver con aquello de envejecer y acercarsea los 30:

    https://chocani.wordpress.com/2016/05/29/naci-en-el-ano-de-1988-alcira-v/

    https://chocani.wordpress.com/tag/alcira/

Responder a Anais Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: