Cruzar la línea

Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos. Aquella noche nos prometimos un encuentro. Después de la ausencia lo que toca es el reverso, así que no era nada nuevo el asunto de encontrarnos. Café y libros, como otras tantas noches, nos esperaban para comenzar la cadena de historias que siempre nos anunciamos. Me... Leer más →

A lo Patrick Süskind

Hoy desperté con un fragmento de versos de Jaramillo. Te miré, como quien ve dormir un sueño, y me acerqué a tu nuca a respirarte. Tu cuerpo tenía ese olor animal que describen en los libros... olor de hombre. Una gota de sudor se apuraba por tu espalda y mis labios, como dos autómatas, se... Leer más →

El parque adúltero

Alguien me dijo ayer que mi parque más querido del Vedado, ese que se encuentra en 21 y H, es el "parque de los tarros". Me quedé de piedra mientras me lo decían y luego solté la carcajada del milenio. Para qué mentir, cierto es que es un parque oscuro que se presta para muchas... Leer más →

#OperaciónRescateDelEspañol (I)

Hoy descubrí una palabra nueva. Y yo, que usualmente no tengo ansias de conquistadora, me sentí una Velázquez en toda la extensión del apellido. En aras de la sinceridad confieso que fue más un descubrimiento al estilo penicilina, no obstante, siento que con él le doy vida a un acto que, hasta ahora, andaba huérfano... Leer más →

Vive

Y pasa que uno abre una gaveta buscando algo, quizás un peine, un labial, un gancho... cualquier cosa temporal e intrascendente, cuando entre las manos se desliza orgulloso un pedazo de papel ajado, un fragmento -obvio- con par de líneas difusas en las que apenas se lee te amo. O peor aún, se abre un... Leer más →

Final feliz…

Él llegó, como un adolescente, a recibir un masaje. Su primera vez, me susurró la amiga, demórate y relájale. Por encima de la ropa se le notaban sus casi 30 años. No era fuerte como esos tipos que se comen los gimnasios, pero tenía los músculos de quien sale a correr todas las mañanas. Me... Leer más →

Ellos son libres…

Peinarse está sobrevalorado. Y no lo digo sólo yo, que no me peino, sino un montón de mujeres que han optado por un look más natural y/o rebelde (o sea, otras que no se peinan). Ahora con todo el bum de la queratina casi no se ven en la calle pelos crespos. Y es más... Leer más →

Cuestión de métricas

Un hombre que ha abierto más libros que piernas puede, fácilmente, lograr abrirme las mías. Un poema al azar (o sutilmente escogido), las citas del Principito, alguna que otra página de Rayuela o, en última instancia, un libro de poetas griegos son –he de admitirlo- mis armas de destrucción masiva. Un buen texto es el... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑