Cabeza de zanahoria

Y viene un libro -por enésima vez- a sacarme los colores. Vuelve a ser la poesía quien me exprime. Me recoje del piso los recuerdos y, de a poquito, los va poniendo bien juntos (como si de un rompecabezas se tratase) en lo que el proyector repasa una y otra vez las memorias. Es cierto,... Leer más →

Yo te convido a creerme cuando digo futuro…

Nos volvimos a encontrar en uno de esos cafés sin ruido que la gente suele usar en las primeras citas. Los dos (casualidad rara) andábamos solos. Nos sonreímos y, casi sin pensarlo, unimos las sillas en busca de ese vínculo añejo que tiempo atrás compartimos. Hablamos -como mandan las buenas costumbres- del tiempo, las familias,... Leer más →

Posibilidades y preferencias

Y viene la Wislawa a recordarme el amplio mundo de las posibilidades cuando me habla de Dickens, los gatos y los ojos claros. Y claro, yo también prefiero ser ridícula escribiendo versos a ser ridícula sin patentarlos. Difiero (no soy perfecta) con su apoyo a los moralistas... me decanto por los inmorales, los decadentes y... Leer más →

To shave or not to shave

Afeitarse es más bien un acto de voluntad -me dice una amiga a la que le duran 2 semanas las maquinitas- yo, por ejemplo, lo hago todos los días. Una no sabe a quién se va a encontrar por ahí. Por supuesto, comparada conmigo, que soy rubia y apenas me salen 3 pelos en las... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑