A veces me entran unas ganas inmensas de llamarte y preguntarte si aún me quieres, si no estás con alguien… Siempre las reprimo. Me viene a la cabeza aquel abrazo triste con que nos despedimos y me da miedo -un miedo terrible- imaginarme tu respuesta.

Anuncios