Él se me ofrece con la misma sutileza que Eva usó en Adán para probar la manzana… y me provoca los besos… y me incita a la mordida. Afirma que con su carne vendrá la sabiduría.

La historia me suena conocida. ¿Será que si lo muerdo me expulsan del Paraíso?

Anuncios