Y a veces una se levanta con un poema en la cabeza en el que los versos nacen ya con nombre propio. Entonces se expulsa el aire/texto y se vuelca la memoria en un papel mientras se decide la manera de envolver las letras.

Hay poemas/regalos que vienen ya con etiqueta. A esos, a los que no son tuyos porque propios son de otra persona, sólo se les necesita conseguirles sellos.

Anuncios