Porque no se vuela con el cascarón

Y viene la serpiente a morderme el tobillo, a inyectarme, maliciosa, su veneno dulce. La piel comienza a transpirarme, los ojos a cerrarse, la boca a abrirse. Una corriente me sacude el cuerpo y caigo al piso con el mismo estrépito que un dique al partirse.

Muriendo voy, poco a poco, arrastrándome tras sus colmillos. Busco en su piel la dulce humedad del alivio y le susurro – aprendiz del idioma pársel- que no se me vaya lejos… Necesito preguntarle urgente, en dónde escondió al principito.

6 comentarios sobre “Porque no se vuela con el cascarón

Agrega el tuyo

  1. No podés imaginar como me gustaría poder educarte .
    Pero se que eso no es posible ; Vivimos en mundos increíblemente alejados e incompatibles.
    No lo vas a creer, pero lo digo con tristeza.

  2. Tú crees? sería un crimen, aunque a lo mejor en el futuro lo agradezcan, de todas formas, tengo que revisar el congelador, porque de vez en cuando me encuentro sorpresas, ya te contaré. 😉

Responder a Mar Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: