No hay escape

Cuando aparece el desvelo -niño intranquilo- y le da por juguetear con las horas, la cabeza desacomoda su sueño  ingenuo y comienza a devorar, una por una, las letras del libro abierto que le vigila. Los poemas, muchas veces, se me convierten en carceleros. Mi olor a ti Toda mi ropa huele a cuando estabas.... Leer más →

Teleporn

Y él, que no sabe que lo escucho, levanta el teléfono y le suelta: Ayer me calenté mucho pensando en ti. Ella (supongo) le debió contestar algo subidito, porque acto seguido, como si de un juego de roles se tratara, colgó el teléfono, registró el bolsillo y sacó un condón. La imaginación me carcome.

Porque no se vuela con el cascarón

Y viene la serpiente a morderme el tobillo, a inyectarme, maliciosa, su veneno dulce. La piel comienza a transpirarme, los ojos a cerrarse, la boca a abrirse. Una corriente me sacude el cuerpo y caigo al piso con el mismo estrépito que un dique al partirse. Muriendo voy, poco a poco, arrastrándome tras sus colmillos.... Leer más →

Shhh

Tienes que saberlo: tengo en la boca un arma, siempre cargada. Y mi lengua -granada rosa- a veces explota sin detonarla. No me extorsiones las palabras. No me sacudas las encías... Mis dientes/balas no dejan marcas, mis blancos dientes muerden la vida.

Extrañar

Definición: (Del lat. extraneare). 1. tr. Desterrar a país extranjero. U. t. c. prnl. 2. tr. Ver u oír con admiración o extrañeza algo. U. m. c. prnl. 3. tr. Sentir la novedad de algo que usamos, echando de menos lo que nos es habitual. No he dormido bien porque extrañaba la cama. 4. tr.... Leer más →

¿Tiempo libre?… Chúpiti!

No sé cómo lo hacen, pero cuando te escuchan decir esas palabras -aunque uno las susurre al viento con voz apenas audible- ellas se encargan de rebatir la afirmación. ¿Que no hay nada que hacer? ¡Ja! Y de repente, como si de un acto de magia se tratara, aparece de la nada un montón de... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑