La paradoja

Yo tengo un amigo (de nítida fe) que, aunque no sueña tener su morada en el sol, regala textos de luz. Hace años, en uno de esos correos interminables que compartíamos, se me apareció con la historia de Doris y Rita. La había sacado -si mal no recuerdo- de un filme de Woody Allen y le pareció ajustada al tema del cual hablábamos.

Enamorarse -solía decir- no es más que una bella paradoja. Al final, por mucho que lo deseemos, no somos capaces de amar a quien idealizamos. La vida generalmente se encarga de lo contrario.

2 comentarios sobre “La paradoja

Agrega el tuyo

  1. Amar, paradójicamente o no, pero siempre amar, a Doris o Rita, a la vida, la nuestra, la única, en la que yo tuve la suerte de encontrarte. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: