tumblr_lhypxrn2ys1qcx3bjo1_500

Caminábamos tomados de la mano cuando me le acerqué al oído y le susurré que no llevaba absolutamente nada bajo el vestido. Él me miró, como si me estuviera advirtiendo por primera vez y abrió la boca… No dijo ni una palabra.

Recorrimos en silencio los metros que nos faltaban para llegar al teatro y, justo en la puerta, antes de pagar la entrada, me dio la mayor nalgada que me habían sonado nunca. Por puta, masculló entre dientes, por puta. Nunca me había sentido tan deseada.

La obra –la bendita obra- duró 1 hora y 45 minutos. Luego nos fuimos. Cuando me quitó el vestido, una mano roja se me dibujó en la nalga.

Anuncios