Don’t kill the mood, please

dark,girls,men,scary,bondage,erotic-ecc81e1a42212ff2caa30271bed762fb_h

Mientras me retorcía en el suelo –relata María- un leve calor comenzaba a manarme de la entrepierna. Esa manera tan suya de observar mis movimientos me incitaba a restregarme los amarres sobre la piel desnuda. Su fútil idea de “secuestro” me asemejaba entonces hasta divertida.

En esos instantes (lo confieso) anhelaba la continuación del acto y, como el personaje requería, emitía los gemidos clásicos de quién se siente rehén. La boca semiabierta en “O”, los cabellos dispersos en el suelo, la piel de gallina a causa del frío y las piernas encogidas hasta la cintura, eran el perfecto aderezo a la estampa de cautiva que simulaba la escena.

Todo hasta que comenzó a explicarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: