100_9073

A Javier, uno de esos tipos sexys.

Ver a un hombre sin camisa, de frente a un lavadero lleno, es increíblemente sexy. Y sépanlo ustedes, pienso desarrollar toda una teoría en torno a la idea.

La cosa es que, a pesar de todo, seguimos viviendo en una sociedad machista. Incluso aunque es cierto que se ha avanzado muchísimo en la cuestión (al menos en Cuba), todavía quedan vestigios de esa cultura jurásica. Actualmente, encontrarse un hombre que comparta las tareas del hogar va siendo menos difícil, sin embargo… aún aparecen, no tan de vez en cuando, los “machos varones masculinos” que afirman que fregar un plato es “cosa de mujeres”.

Quizás por eso, una de las razones por las que un hombre fregando se ve sexy, es que a una le parece que ellos se sienten cómodos con su hombría, no necesitan patrones absurdos que se las confirmen. Además, eso de ver el agua corriéndole por las manos es increíblemente morboso. Más, cuando le comienza a salpicar los antebrazos.

Un hombre de pie, frente a los platos sucios, te demuestra que estará contigo en las buenas y en las malas (porque afrontémoslo, a casi nadie le gusta fregar). Te confirma que te siente pareja (literalmente) y que entre los dos las cosas van a salir mejor.

Por eso, si conoces a alguno, díselo. De tu parte, de la mía… de la de todas las mujeres. Después de todo, nosotras necesitamos tipos como esos: sexys.

Anuncios