No me busques las letras- le amenazo. No me tientes las manos.

Controla esos textos dardos y guárdate los comentarios allá donde la  “seguridad” te aguarda. No quieras -por segunda vez- convertirte en llamas.

El humo puede (y sé que recuerdas) cerrarte la garganta.

Anuncios