¿Quién?

Sabines, imagino, amaba a su mujer. O a sus mujeres, si alguna vez se dio el caso. No cualquier musa puede inspirar poemas con tanta fuerza. El mexicano tenía que amar (las).

Me tienes en tus manos
y me lees lo mismo que un libro.

¡Qué frase! Ser legible es una de las mayores vulnerabilidades de un ser humano. Y él se confiesa, impasible, con una ternura que asusta.

Sabes lo que yo ignoro
y me dices las cosas que no me digo.
Me aprendo en ti más que en mí mismo.
Eres como un milagro de todas horas,
como un dolor sin sitio.
Si no fueras mujer fueras mi amigo.

Mierda… ¡¡¡mierda, mierda, mierda!!! Leo esos versos y se me pone la piel de gallina. El tipo la quiere, se sincera y además le escribe.

A veces quiero hablarte de mujeres
que a un lado tuyo persigo.
Eres como el perdón
y yo soy como tu hijo.
¿Qué buenos ojos tienes cuando estás conmigo?
¡Qué distante te haces y qué ausente
cuando a la soledad te sacrifico!
Dulce como tu nombre, como un higo,
me esperas en tu amor hasta que arribo.
Tú eres como mi casa,
eres como mi muerte, amor mío.

-Ya no hacen poemas como los de antes –murmura mi abuela apoyándose en mi espalda. Para que lo sepas: ¡Ese Jaime Sabines es de mi época!
-No es eso -le respondo en voz baja- los poetas no han muerto, quedan algunos todavía. Lo que pasa es que ya nadie quiere estrellarse.
-¿Estrellarse? -me interroga asombrada.
Estrellarse...  para escribir versos (me tatúo dentro) hay que enamorarse. Y digan la verdad… quién se atreve a amar en estos tiempos.

10 comentarios sobre “¿Quién?

Agrega el tuyo

      1. No lo se, solo se que la vida puso a mis pies esas experiencias y situaciones que necesitaba conocer, vivir, sentir, entender y comprender. Hoy puedo ver que era necesario pasar por ahí, aunque fuel el dolor, la desesperanza, la decepción, la traición quienes me ayudaron a entender. Alma vieja, o Alma joven es algo que hoy ha derribado barreras en mi vida dando alas de libertad a mi Alma,

  1. Solo descabellados como nosotros Mar… que bien en busca de lo que amamos nos aventuramos entre provincias… mares… océanos y estos inmensos deseos de amar y escribir o bien en su reverso. Que no es lo mismo pero es igual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: