Tesoro de luz

Éramos un grupo pequeño, de esos que se escapan de las multitudes. Y salimos a sumergirnos en ese río mágico que lleva por nombre Duaba. Nos bañamos en un pedazo de historia- le conté a mi madre al regresar. Recorrimos las mismas piedras que pisaron hombres titanes y nos reímos a carcajadas con la noche... Leer más →

Cuestión de semántica

Él le dijo que si cambiaba (como si hubiera algo que cambiar) la perdonaba (como si hubiese algo que perdonar) e incluso volvía (como si tuviera donde regresar).

¿Quién?

Sabines, imagino, amaba a su mujer. O a sus mujeres, si alguna vez se dio el caso. No cualquier musa puede inspirar poemas con tanta fuerza. El mexicano tenía que amar (las). Me tienes en tus manos y me lees lo mismo que un libro. ¡Qué frase! Ser legible es una de las mayores vulnerabilidades... Leer más →

Ser del Sol

A Déborah, que me dio la luz.  Lo confieso, no me gustan los días grises, me da por ponerme a tono. La sonrisa se me congela y un dejo de nostalgia triste comienza a reaparecer. Cualquier canción que hable de amor me desbarata el alma y los ojos comienzan a diluviar con el primer estribillo... Leer más →

La carta…

Él le escribe una carta en la que le cuenta que allá casi es verano. Y le aclara: casi porque sin ti todo es incompleto. También fue casi primavera. Yo, que tengo la suerte de releer sus palabras, abrazo a la queridísima Ann y me apropio de esas líneas/armas. Desde hace unos días, cuando despierto... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑