Discriminación

Mientras bailamos, él me hace girar como un trompo. Mi cuerpo parece gelatina cuando sus manos negras me acomodan a cada paso… y me siento como en los musicales antiguos. La verdad es que se mueve bien el gigante, de sus piernas parece brotar la música. Mi ritmo se acomoda al suyo sin ningún esfuerzo y, mientras el final de la canción se acerca, no puedo menos que sentirme infeliz.

Cuando todo acaba, se acerca a mi oído: Bailas muy bien para ser tan rubia.

Ay, ¡Qué insulto!

10 comentarios sobre “Discriminación

Agrega el tuyo

  1. Y para ser tan rubia, escribes demasiado bien… (aprovecho que si a ése no le diste una buena, y eso que lo tenías a mano, menos vas a hacerme a mí, espero). Buena anécdota, por cierto…

    Cariños.

  2. Será por lo reciente, pero esta escena me recuerda a la cita que tiene Rosemarie DeWitt con Dennis Haysbert en Men, Women & Children. “Destrúyemeee…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: