Ni una nube, recuérdalo. Ni un enojo. Nada. Que tu día sea limpio -como esa alma que tienes- desde el comienzo hasta el fin. Y ojalá te diviertas mucho, que yo participaré contigo de tu alegría.

Juan Rulfo, Cartas a Clara.

Anuncios