pablo-picasso-the-old-guitarist-c-1903

Según los libros de texto, Pablo Picasso produjo “El viejo guitarrista” exactamente en 1903, durante su famoso Período Azul (1901–1904) mientras andaba trabajando en Barcelona, justo después del suicidio de Casagemas, uno de sus amigos más cercanos.

Yo creo que, en esta obra, Picasso dibujó a la depresión. O al menos una de sus versiones. Incluso yo, que no soy demasiado fan al pintor, me pongo triste mientras la miro. Y es que la obra me encoge, me estruja… me zarandea el alma. El viejo es la viva estampa de la resignación; así, descalzo, parece que está esperando que le llegue la muerte. Ni la guitarra es alegre.

Picasso es un grande, tengo que reconocerlo (y no porque lo diga la crítica especializada), Picasso es gigante porque sus cuadros no son solamente cuadros, sus pinturas están llenas de corazón.

Anuncios