Cabello cárcel

Un nudo… tengo un nudo entre mis manos. Me até las ganas con una cuerda y entre mis rizos escondí el secreto. A causa de esta prisión diabólica,  en ocasiones se me ensortija la cabeza y tengo que castigar a los desertores alisando a los más rebeldes. El calor los mantiene fieles (o la tortura).... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑