Y vienes y me preguntas cuán buena soy… aunque en realidad quieres saber cuán mala puedo llegar a ser.
Yo te respondo, estilo profeta: No soy tan ángel como me veo, ni tan terrible como tú crees.

Anuncios