Cabello cárcel

Un nudo… tengo un nudo entre mis manos. Me até las ganas con una cuerda y entre mis rizos escondí el secreto. A causa de esta prisión diabólica,  en ocasiones se me ensortija la cabeza y tengo que castigar a los desertores alisando a los más rebeldes. El calor los mantiene fieles (o la tortura).... Leer más →

La sorpresa

Por sacarme una sonrisa te quedaste sin cordones. Hiciste con tus zapatos una cuerda y te lanzaste en caída libre por la ventana. ¿O fue al revés? Ya no me acuerdo. La luna menguaba para esconderte y en la penumbra tu voz brillaba. –Abre el balcón -me despertó una piedra- traigo Nutella de contrabando.

La respuesta

Y vienes y me preguntas cuán buena soy… aunque en realidad quieres saber cuán mala puedo llegar a ser. Yo te respondo, estilo profeta: No soy tan ángel como me veo, ni tan terrible como tú crees.

Don’t hate the hater

Ayer le comentaba a una amiga que el mundo sería un lugar mucho más agradable si la gente que no se cae bien fuera lo suficientemente valiente para decirle a la cara al otro (a): "No te soporto, por favor, piérdete". Y hablo con por favor porque la educación hay que mantenerla. Hoy, como caído... Leer más →

El inmortal

Tengo un beso atorado en la garganta... el maldito se me esconde entre los dientes. Ni mordiéndome la lengua se me muere, ni gritándole tu nombre se me cansa.

A ponerse las botas

Me puse las botas –de la manera más literal posible. Me calcé un par color aceituna y salí a comerme la Habana. ¿Por qué? Pues muy simple... las botas son, dándole un uso sentimental a la palabra: rudas. Usarlas te hace sentir como si todo el poder del mundo cupiera bajo esas suelas toscas. La... Leer más →

Consejos sanos

Soy un racimo de uvas y aguanto como puedo este oleaje creciente de mi boca aguijoneándome al sol. Hasta que estallo. No me exhumen las palabras muertas, las que se pierden su fin tuvieron. Estas que me brotan fuertes no las controlo. Sólo yo tengo la llave de la mazmorra. No embistan las murallas que... Leer más →

Poema regalo

Hay ocasiones en que sólo basta abrir los brazos. Los míos -como ya sabes- siempre están prestos. Esta vez, como bonus extra, los envuelvo en versos sanos, en versos fuertes... son de Almudena Guzmán (dice el libro) pero yo te los regalo. Aprópiate de ellos y sé feliz. Usted se ha ido Usted se ha... Leer más →

Apología de la alimentación

Yo tengo dos teorías acerca de la carne y los vegetales. Sí, no se asombren, he tenido que desarrollarlas en base a establecer una justificación ¿lógica? y cortante ante los numerosos detractores de mi sistema alimenticio. La primera es la más simple: ante la indagación constante de aquellas personas con sobrepeso que no entienden cómo... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑