Reflejo nocturno

constelación

Ella tenía en su espalda la Vía Láctea, cada lunar se le volvía estrella. En su cuerpo, convertido en cielo, se mostraban orgullosas las constelaciones griegas.

Orión, por ejemplo, exhibía vanidoso su cinturón dorado en tanto apuntaba con su flecha a Casiopea, que lloraba desconsolada a causa de las Nereidas. Castor y Pólux (par de rebeldes) correteaban semidesnudos entre los omóplatos intentando someter a Pegasus, que se rebelaba violento ante la amenaza de brida mientras Andrómeda, la pequeña constelación boreal, coqueteaba con Perseo.

Las leyendas antiguas, me confesó un astrólogo, comenzaron sobre su espalda. Su cuerpo, lleno de luces, era el reflejo nocturno de los terrenos de arriba.

9 comentarios sobre “Reflejo nocturno

Agrega el tuyo

  1. Muchacha: con una explicación así yo no hubiera pasado tanto trabajo en mis clases de astronomía de grado 12. Para estar a tono, te dejo un abrazo estelar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: