Receta corta para la felicidad

Bailar, como una posesa. Girar en manos anónimas agradeciéndole a la sonrisa de turno que te insinúe los pasos. Bullir. Que el sudor empape el pelo y la nuca mientras se mueven los pies al compás de sus caderas.
Bailar…
Ausentarse del mundo por unas horas.

3 comentarios sobre “Receta corta para la felicidad

Agrega el tuyo

  1. Este post me llevó de regreso a mis tiempos universitarios, en lo más crudo del período especial, donde todos disfrutábamos de lo lindo bebiendo vino espumoso, avinagrado y caliente, que era surtido al por mayor en las mismas pipas que un par de años atrás proveían las mismas fiestas de fría cerveza, bailando hasta que los pies no dieran más y sin la certeza de tener luego como reponer las fuerzas en casa, pero divirtiéndonos y felices, más solidarios y sanos que hoy, y cuando había suerte y éramos conquistados por alguna belleza, colega o no, también marinada en bebidas que hoy fueran imposibles de beber, la fiesta continuaba en una versión más íntima, pero igual de sudorosa, enajenante, divertida, placentera….

    1. Pues sí smart, a veces bailar enajena. Y lo peor es que uno no sabe cuanto necesita de una buena sacudida hasta que te llega el cansancio con una carcajada enorme. Y no se quiere parar.
      Bailar, definitivamente, es una de las mejores recetas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: