De protagonista

Él, como si me conociera, comienza a escribir de mí. Y se inventa una historia dramática y me dibuja infiel, surrealista… mezquina.
Yo, agazapada en mi esquina, lo leo.
No es una historia mala la que relata, es una historia triste. Por unos instantes, me juzgo cruel.

8 comentarios sobre “De protagonista

Agrega el tuyo

  1. resulta que, en relación con los actos que cometemos a diario, nadie puede tener más elementos pra un peor y más severo juicio que el que nos dicta nuestra propia conciencia…

    …el problema radica en que, a la hora de la sentencia, ante la primera y más drástica medida que el impulso redentor nos lleva a querer aplicar(nos), casi siempre apelamos y finalmente decretamos una amnistía total, con absolución moral incluida jijijijiji

    amén 😛

      1. mmm… no he leido la historia que te formula, más no me creo que sea cierto una sola palabra de lo que dice. No sin razón, Ley habita sus botellas con tus ataques de cariño…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: