Él, como si me conociera, comienza a escribir de mí. Y se inventa una historia dramática y me dibuja infiel, surrealista… mezquina.
Yo, agazapada en mi esquina, lo leo.
No es una historia mala la que relata, es una historia triste. Por unos instantes, me juzgo cruel.

Anuncios