De protagonista

Él, como si me conociera, comienza a escribir de mí. Y se inventa una historia dramática y me dibuja infiel, surrealista... mezquina. Yo, agazapada en mi esquina, lo leo. No es una historia mala la que relata, es una historia triste. Por unos instantes, me juzgo cruel.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑