Ya no tan sola con la mar

TU MIRADAQuisiera cincelar tu mirada. Grabarla al pie de mi alma. Quisiera recortar tu corazón y hacer piedra de aquel instante. Todo estaba en tus ojos: el fuego invisible de un amor imposible, el puente sin palabras de tu ansiedad. Todo estaba. Todo flotaba en tu mirada, único puerto para mi soledad. Quisiera robar aquel... Leer más →

No jodan más

Un amigo me sugiere, así, como quien no quiere la cosa, que mi estómago debe ser el nido de una colonia de tenias. ¿Se habrá creído él que mi biología es tan simple como para no contemplar la sutil manera de nombrar a las lombrices solitarias? ¡Basta ya! ¡Que no estoy gorda! ¡Que puedo comer... Leer más →

Diferencia de criterios

...He says, Son can you play me a memory I'm not really sure how it goes But it's sad and it's sweet and I knew it complete... La música le brotaba de los dedos como si en vez de clavijas tocase a una mujer. Yo suspiraba. Tenía las manos largas de las que hablan los... Leer más →

Receta corta para la felicidad

Bailar, como una posesa. Girar en manos anónimas agradeciéndole a la sonrisa de turno que te insinúe los pasos. Bullir. Que el sudor empape el pelo y la nuca mientras se mueven los pies al compás de sus caderas. Bailar… Ausentarse del mundo por unas horas.

Maldito Gordias

Tengo en la cabeza el mágico nudo gordiano que no pudieron desenredar en Frigia los generales que lo intentaron. No me funciona la técnica de Alejandro Magno. Ando por toda Grecia suplicándole a los oráculos una simple profecía. No me responden.

Mis regalos Dardos

Saberme leída es uno de los motivos por los que lleno de olas este pedazo mío. Por eso me alegra tanto descubrirme en voces desconocidas que llegan hasta esta orilla y se atreven a recalar en el muelle. Cierto es que estos Dardos han llegado antes en otras manos e, irrefutable es también, que no... Leer más →

Fatalidades

Un beso que dure media jornada. Un beso eterno. Un beso lágrima. Un beso ola, un beso naufragio, un beso barco. Un beso oasis. Un beso mío.

De protagonista

Él, como si me conociera, comienza a escribir de mí. Y se inventa una historia dramática y me dibuja infiel, surrealista... mezquina. Yo, agazapada en mi esquina, lo leo. No es una historia mala la que relata, es una historia triste. Por unos instantes, me juzgo cruel.

La locura y Subiela

A veces uno lee un texto que no es nuevo en un libro nuevo (o un libro regalo), y ese texto revolotea en la memoria y uno no sabe en dónde nació. Yo me acuerdo muy bien de este. Nació hace un año, en una de esas visitas tristes a la web. Hoy, sin embargo,... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑