Hablar…
hasta gastar las palabras,
hasta que el silencio sea
lo único que quede.

Hablar…
exorcizar los fantasmas,
recortarnos con tijeras
las lianas del cuerpo.

Hablar…
exagerar los errores,
disfrutarnos los pecados,
confesar las tentaciones.

Hablar…

Sin buscar el perdón,
sin suplicar el perdón,
sin demandar el perdón.
En silencio.

Anuncios