Toda la historia del mundo cabe en un grano de maíz.
Y sin embargo los besos (ay, los besos) son tan eternos, que ni mil mazorcas alcanzarían a contenerlos.

Anuncios