Memorias de una puta triste

Eran tan amargos esos recuerdos que un día decidí abrirme las venas con la vieja navaja de mi bisabuelo. La sangre salió negra, como la tinta de tus poemas, y en ella burbujearon algunos versos. Dejar ir, (me escribiste un día) es más que dos palabras en la práctica. Yo ensayé la paradoja y, uno... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑