En cámara lenta

Cerrando los ojos a veces lo veo. Ahí está él, al borde de la cama, con la camisa al hombro y el último botón de los pantalones a punto de saltar. A esta distancia casi puedo sentir su olor al acercarse; es una de esas mezclas de cigarros, libros y alcohol que tanto me han gustado siempre.

Por como inhala podría asegurar que es la primera vez que ha fumado… se le nota el regusto amargo en los labios y la inseguridad en los dedos al sostener el cigarro. El aliento, en cambio, lleva una carga potente de alcohol -una de esas mezclas baratas que se consiguen en los suburbios por unos centavos, y yo lo disfruto. Descubro en sus ojos el deseo primitivo que le ocasionan los tragos y un escalofrío me sacude los nervios. El presentimiento de lo que vendrá me trastoca los sentidos.

Lentamente, como una de esas escenas que se alargan en las películas, abro los ojos.
Desafortunadamente, él ya se ha ido.

Un comentario sobre “En cámara lenta

Agrega el tuyo

  1. Que lindo Mar y el final una delicia “Lentamente, como una de esas escenas que se alargan en las películas, abro los ojos. Desafortunadamente, él ya se ha ido.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: