Llevo los muslos abiertos apuntándote al alma.
Y los labios, las manos y los anhelos.
Los ojos, en cambio, están cerrados.

He estado rememorando viejas historias y siempre en los sueños se me aparece Lot.

¿Y si te vuelves sal junto a mis pestañas?

Anuncios