El vestido rojo

De vez en cuando -me cuenta María- me entran unas ganas terribles de ponerme el vestido rojo con que lo conocí. Es tan descarado el color que no puedo sino sentirme lista para la acción, me vuelven las ansias de muchachos ingenuos y salgo a la calle en busca de carne fresca… carne que me... Leer más →

Unhappy end

Él me prometió las promesas… las que hablan de sueños y bien de amores. Me prometió las historias y los finales, el velo blanco… el bouquet de rosas. Yo tuve miedo y eché a correr. Eso fue todo.

Mensaje

Escribe Thomas Bailey Aldrich: Una mujer está sentada sola en una casa. Sabe que no hay nadie más en el mundo: todos los otros seres han muerto. Golpean a la puerta. Yo me asusto...

Mi #Cake4Kako

Sé que con esta foto me meto en camisa de once varas porque, en la vida real, ¿a quién se le ocurre regalarle una imagen a un tipo que dedica su vida a estar detrás de la cámara? sólo a mí, que parece que me caí de la cuna cuando chiquitica. En fin... Lo que... Leer más →

Dejar ir…

Por estos días ando llenándome de valor para decidir qué libros soltar en la masiva convocación que le ha dado vuelta a las redes. La verdad es que separarme de uno de mis niños me va a costar trabajo, sin embargo, como me recordaba una amiga, a veces hay que dejarlos volar para que no... Leer más →

Mi sangre fría

Me acabo de leer A sangre fría, de Truman Capote y he resuelto que si bien no tengo los impulsos criminales necesarios para eliminar a alguien simplemente por el gusto de arrebatar una vida, me solidarizo bastante con los asesinos. Y es que lo maravilloso que tiene el libro es precisamente esto: los protagonistas no... Leer más →

Sueño de amanecer

Él me contaba que allá, a lo lejos, veía el cielo menos azul, que el mar era gris y sin olas y que en las noches se preguntaba si sus estrellas serían las mismas que me dormían. La primera que aparece –me escribía en sus cartas- tiene tu nombre. Y yo… que en cada respuesta... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑