La deuda eterna

Le debo a Maikel un tercio de mi vida… le debo la poesía. Él fue quien, con esa gigantesca sensibilidad que lo caracteriza, me presentó a los poetas antiguos. Yo tendría apenas unos 12 ó 13 años cuando comenzamos la tradición: al menos 2 veces a la semana nos escabullíamos del mundo y, mientras él... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑