Mentira… pura mentira

suero con fresas

Él se le apareció de repente con las manos en la espalda –y yo, que estaba despierta y siempre he sido medio chismosa, alcancé a ver su silueta. Traía en las manos uno de esos paquetes amorfos que por lo cubierto no atiné a adivinar.

Ella, que quizás intuyó que yo la espiaba, tapándole las palabras con un beso, se escabulló hacia el portal. Fueron sus gritos de gloria los que la delataron… eso y, por supuesto, el gigantesco frasco transparente. Un suero de helado de chocolate fue su regalo. Un suero que, además, incorporaba 10 fresas.

Eso de que existe la envidia sana es una mentira.

13 comentarios sobre “Mentira… pura mentira

Agrega el tuyo

  1. Yo la verdad es que ando dándole vueltas a una frase tuya en twitter, decía más o menos que te ofrecieron sexo a cambio de nutella y que hasta lo pensaste mi pregunta es, ¿cuánta nutella ofreces?, porque depende de la cantidad a lo mejor me lo pienso 😀

    Besotes niña, y si, la envidia es envidia.

  2. La última sentencia me arrancó una sonrisa. Es cierto: eso de que existe la envidia sana es una mentira (creada, seguramente, por los envidiosos, para mitigar su culpa).
    Cariños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: