Mentira… pura mentira

Él se le apareció de repente con las manos en la espalda –y yo, que estaba despierta y siempre he sido medio chismosa, alcancé a ver su silueta. Traía en las manos uno de esos paquetes amorfos que por lo cubierto no atiné a adivinar. Ella, que quizás intuyó que yo la espiaba, tapándole las... Leer más →

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑